TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE CATALUNYA 794.

El tribunal Superior de Justicia de Catalunya en resolución núm. 794 de fecha 9 de noviembre de 2015 ha desestimado el recurso de apelación interpuesto por la Generalitat de Catalunya contra la sentencia 299/14 de 25 de septiembre 2014 estimatoria a favor de la educación inclusiva de GERARD. Dicho tribunal Superior de Justicia de Catalunya confirma íntegramente la sentencia favorable a GERARD del tribunal Contencioso-administrativo nº17 de Barcelona. De este modo GERARD que había cursado ya 1º de la ESO y que actualmente cursa el 2º curso, en el IES Eugeni Xammar de l’Ametlla del Vallès, ve reconocido su derecho a la educación inclusiva recogido en la Convención de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad. Queremos agradecer a todas aquellas personas que nos han apoyado en este tiempo y en especial al letrado JUAN RODRÍGUEZ ZAPATERO que siempre creyó en GERARD y que está realizando un magnífico trabajo en la defensa de otros casos en situación similar. Queremos compartir ,a la vez, nuestra alegría por lo que esto significa para GERARD y por el precedente que crea para todas aquellas familias que quieran también defender el derecho a la educación inclusiva de sus hijos.
PAPAS DE GERARD. Gracias a todos!         
MEDIOS:       elperiodico      CADENA SER      LaVanguardia     el diario.es

 

A CONTINUACIÓN SE RECOGE DICHA SENTENCIA…

 

Tribunal Superior de Justícia de Catalunya Sala Contenciosa Administrativa
Secció Segona

Recurs d’apel·lació contra sentències núm. 61/2015
Parts: DEPARTAMENT D’ENSENYAMENT-SERVEIS TERRITORIALS AL MARESME-VALLÈS ORIENTAL
ESTHER M. V. I JOSE LUIS F. O.

SENTÈNCIA Núm. 794

Barcelona, nou de novembre de dos mil quinze

La Sala Contenciosa Administrativa del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (Secció Segona), constituïda per a la resolució d’aquest recurs, ha dictat la següent sentència en el rotlle d’apel·lació de protecció jurisdiccional dels drets fonamentals núm. 61/2015, interposat per DEPARTAMENT D’ENSENYAMENT-SERVEIS TERRITORIALS AL MARESME-VALLÈS ORIENTAL, representat i assistit per l’ADVOCAT GENERALITAT, contra ESTHER M.V. i JOSE LUIS F. O., representats pel procurador Sr. A.Q.C. i defensats per lletrat, amb l’intervenció del MINISTERI FISCAL.

ANTECEDENTS DE FET

Primer.- El Jutjat Contenciós Administratiu 17 a Barcelona va dictar, en el Recurs d’empara ordinari – drets fonamentals núm. 379/2014, la Sentència núm. 299/2014, de data 25 de setembre de 2014, la decisió literal de la qual és la següent: “ESTIMO el recurso presentado por de Da Esther M. V. y don José Luis F. O. contra la resolución de 4 junio 2014 del Director de LOS Serveis Territorials d’Ensenyament Mresme- Valles Oriental, que acuerda la escolarización del menor Gerard F.M. en el centro de educación especial Monserrat Montero de Granollers.

DECLARO que la resolución de 4 junio 2015 infringe del derecho a la igualdad consagrado el artículo 14 CE, en relación con el artículo 27 de la misma y en consecuencia, la declaro nula. DECLARO el derecho de Gerard F. M. a una educación inclusiva en el sistema educativo ordinario.

Sin hacer expresa imposición de costas.”.

Segon.- Contra la resolució esmentada es va interposar recurs d’apel·lació, el qual fou admès pel Jutjat d’Instància, qui va remetre les actuacions a aquest tribunal. Les parts foren citades. L’apel·lant és DEPARTAMENT D’ENSENYAMENT-SERVEIS TERRITORIALS AL MARESME-VALLÈS ORIENTAL i l’apel·lada és ESTHER M.V. I JOSE LUIS F. O., amb intervenció del MINISTERI FISCAL.

Tercer.- Desenvolupada l’apel·lació, s’assenyalà dia i hora per a la votació i la decisió: 14 d’octubre de 2015.

Quart.- En la substanciació d’aquest procediment s’han observat i acomplert les prescripcions legals.

FONAMENTS DE DRET

PRIMER.- Per part de l’ADVOCADA DE LA GENERALITAT DE CATALUNYA, s’interposa recurs d’apel·lació contra la sentència de data 25 de setembre de 2015 dictada pel Jutjat Contenciós Administratiu no 17 de Barcelona en el Procediment especial per a la protecció del drets fonamentals 379/2014 d’aquell Jutjat que va acordar:

ESTIMO el recurso presentado por de Da Esther M. V. y don José Luis F. O. contra la resolución de 4 junio 2014 del Director de LOS Serveis Territorials d’Ensenyament Mresme- Valles Oriental, que acuerda la escolarización del menor Gerard F. M. en el centro de educación especial Monserrat Montero de Granollers.

DECLARO que la resolución de 4 junio 2015 infringe del derecho a la igualdad consagrado el artículo 14 CE, en relación con el artículo 27 de la misma y en consecuencia, la declaro nula.

DECLARO el derecho de Gerard F. M. a una educación inclusiva en el sistema educativo ordinario.

Sin hacer expresa imposición de costas.

SEGON.- En el recurs interposat, la representació i defensa de la GENERALITAT DE CATALUNYA sosté:

  1. a)  l’existència d’una indeguda inaplicació per la sentència dictada de l’article 74 de la Llei Orgànica d’Educació, Llei 2/2006.
  2. b)  l’existència d’un error en la valoració de la prova, tant pel que fa a la prova documental, ja que entén que la sentència dictada no valora l’informe de l’equip d’atenció psicopedagògic que consta a l’expedient administratiu, com en relació a la prova testifical practicada, ja que considera que la declaració dels testimonis que refereix la sentència tenen vincles de parentiu o professionals amb els recurrents i per tant entén que les seves declaracions són parcials.
  3. c)  entén també que la sentència incorre en un error a l’apreciar un dèficit de motivació de la resolució impugnada i una incorrecte apreciació del superior interès del menor.

Per tot això acaba sol·licitant l’estimació del recurs i la revocació de la sentència dictada.

El MINISTERI FISCAL sol·licita l’estimació del recurs a l’entendre que l menor té dificultats d’escolarització i necessita de suport sense que sigui possible que en disposi en un centre ordinari si no s’adopten mesures desproporcionades o no raonables com adaptar les necessitats dels seus companys a les del menor recurrent .

La representació de ESTHER M. V. i JOSÉ LUIS F. O. entenen que el recurs d’apel·lació interposat no desvirtua els fets provats, ni allò que resultava de l’expedient administratiu i que recull la sentència dictada, , la qual interpreta correctament el dret a la igualtat de l’article 14 d ela CE en relació al dret a l’educació de l’article 27 de la mateixa, i sosté tanmateix la inexistència de cap error en la valoració de la prova, per la qual cosa demana la desestimació del recurs interposat.

TERCER.- Entrant en l’examen dels diferents motius d’impugnació i en relació a l’aplicació o no que fa la sentència d’instància de l’article 74 de la LOU 2/2006, cal tenir present que el citat precepte estableix:

“La escolarización del alumnado que presenta necesidades educativas especiales se regirá por los principios de normalización e inclusión y asegurará su no discriminación y la igualdad efectiva en el acceso y la permanencia en el sistema educativo, pudiendo introducirse medidas de flexibilización de las distintas etapas educativas, cuando se considere necesario. La escolarización de este alumnado en unidades o centros de educación especial, que podrá extenderse hasta los veintiún años, sólo se llevará a cabo cuando sus necesidades no puedan ser atendidas en el marco de las medidas de atención a la diversidad de los centros ordinarios”.

Per la seva banda la Llei 14/2010 dels drets i oportunitats de la infància i l’adolescència senyala:

Artículo 42 Niños y adolescentes que encuentran limitaciones o barreras para el desarrollo o la participación

1. Los niños y los adolescentes con discapacidades tienen derecho a una escolaridad inclusiva y con el apoyo necesario para potenciar el máximo desarrollo académico, personal y social. Asimismo, deben tener la oportunidad de disfrutar de una vida plena y respetable, con unas condiciones que les permitan alcanzar una vida social, escolar inclusiva y laboral de calidad y en igualdad de oportunidades y que les faciliten la participación activa en la comunidad.

2. Los poderes públicos deben prestar una especial atención en la prevención y la eliminación de actitudes discriminatorias dirigidas a niños y adolescentes con discapacidades.

Artículo 50 Niños y adolescentes que encuentran limitaciones o barreras para el desarrollo o la participación en distintas actividades

1. Los niños y los adolescentes con necesidades educativas especiales deben recibir una formación educativa y profesional que les permita la integración social, el desarrollo, la realización personal y el acceso a un puesto de trabajo en el contexto más normalizado posible, y de acuerdo con sus aspiraciones y actitudes.

2. Los niños y los adolescentes con discapacidad tienen derecho a disfrutar de un sistema de educación inclusivo, con acceso a la educación obligatoria en las mismas condiciones que los demás miembros de la comunidad, sin exclusión por razón de discapacidad, y los ajustes y apoyos necesarios para potenciar el máximo desarrollo académico, personal y social.

3. Los centros educativos deben asumir la responsabilidad de acoger y educar de manera inclusiva a todo el alumnado como una tarea básica y fundamental de sus proyectos educativos y deben poner en marcha estrategias pedagógicas para atender las diferencias individuales en los contextos ordinarios.”.

El que si resulta evident és que no es poden compartir les consideracions de la sentència en el sentit que la Llei 14/2010 modifica a Catalunya la Llei Orgànica 2/2006, no només per la jerarquia normativa existent, segons la qual una Llei ordinària no pot modificar una Llei orgànica, si no també per la distribució de competències que realitza la CE, i el caràcter bàsic de la disposició estatal i més quan la llei 14/2010 ni tan sols es refereix a l’àmbit educatiu.

Tot i aquestes consideracions és evident que la discussió i el motiu esdevenen absolutament estèrils, ja que la mateixa sentència dictada reconeix de forma evident que:

Indiscutiblemente la referida Sentencia del TC de 27 enero 2014, tiene plena aplicación en Cataluña, a pesar de la reflexión anterior y desde luego también en Cataluña el “derecho” a la educación inclusiva decae cuando ello comporte un ajuste desproporcionado o indebido en los medios que deba utilizar la administración para garantizar la educación del interesado o cuando las necesidades del alumno no puedan ser atendidas en un centro ordinario.

Per tant tot i les consideracions efectuades, ni tan sols la mateixa sentència adopta les mateixes com a motiu per a la seva decisió si no que es remet a allò establert a la sentència del Tribunal Constitucional de 27 de gener de 2014, per la qual cosa el motiu ha de ser desestimat.

QUART.- En segon lloc i pel que fa al pretès error en la valoració de la prova testifical cal tenir present que l’article 361 de la LEC aplicable de forma supletòria en aquesta jurisdicció senyala que “Podrán ser testigos todas las personas, salvo las que se hallen permanentemente privadas de razón o del uso de sentidos respecto de hechos sobre los que únicamente quepa tener conocimiento por dichos sentidos.” i afegeix en el seu article 365 l’obligació dels testimonis de declarar sota jurament o promesa. A això cal afegir que a més els testimonis han d’expressar la relació que tenen o han tingut amb les parts ( article 367 ) i per tant en el present cas la relació de parentiu amb el menor i les relacions professionals amb el mateix eren conegudes per totes les parts.

Finalment cal considerar a mes que no consta que en cap moment es fes ús del mecanisme establert en l’article 377 de la LEC per la tatxa dels testimonis, ni consta tampoc cap error en la valoració de les declaraciones efectuades, les quals es relaten abastament a la sentència recorreguda i es valoren d’axcord amb allò establert a l’article 376 que senyala: “Los Tribunales valorarán la fuerza probatoria de las declaraciones de los testigos conforme a las reglas de la sana crítica, tomando en consideración la razón de ciencia que hubieren dado, las circunstancias que en ellos concurran y, en su caso, las tachas formuladas y los resultados de la prueba que sobre éstas se hubiere practicado.” i de cap manera es pot sostenir que el jutjador d’instància desconeixi cap d’aquelles circumstàncies, per la qual cosa aquest motiu no pot prosperar.

Pel que fa a la valoració de l’informe de l’equip d’atenció psicopedagògic que consta a l’expedient administratiu, ( folis 7 i següents ) la sentència ara recorreguda senyala que:

El informe psicopedagógico que obra en el expediente refiere sin duda la situación en la que se encuentra el menor en relación con el resto de sus compañeros en clase. Dejando de lado que dicho informe no ha sido ni tan siquiera ratificado en presencia judicial con lo cual no se ha sometido contradicción; dejando también de lado que dicho informe ha sido amplia y rotundamente contradicho por la numerosa prueba testifical practicada en autos, de la que se llega a conclusiones radicalmente distintas a las del mismo, lo que sí resulta evidente es que no existe la más mínima prueba de que el esfuerzo que exige a la administración la Ley 4/2010, sea en este caso desproporcionado o indebido.

Deixant de banda el fet que el referit informe constava a l’expedient, i era conegut per totes les parts i ningú no en va demanar la ratificació, per la qual cosa esdevenia innecessària, ja que ningú va impugnar el seu contingut, el fet és que la referida sentència el valora en relació a la resta de proves, i de cap manera es pot considerar que no sigui tingut en compte pel sol fet de la manca de ratificació.

CINQUÈ.- Finalment i entrant ja en allò que seria el nucli central del recurs interposat cal tenir present que la ja citada sentència del Tribunal Constitucional de data 27 de gener de 2014 senyala:

3. En lo que respecta a la determinación por los padres del tipo de educación que habrán de recibir sus hijos, este Tribunal Constitucional ha afirmado que “este derecho constitucional se limita, de acuerdo con nuestra doctrina, al reconocimiento prima facie de una libertad de los padres para elegir centro docente (ATC 382/1996, de 18 de diciembre , FJ 4) y al derecho de los padres a que sus hijos reciban una formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones, art. 27.3 CE” (STC 133/2010 , de 2 de diciembre, FJ 5.b).

Respecto del primer contenido, hemos puntualizado que “no hay dificultad alguna en admitir que el derecho de todos a la educación, en cuanto derecho de libertad (STC 86/1985 , fundamento jurídico 3), comprende la facultad de elegir el centro docente, incluyendo la de escoger un centro distinto de los creados por los poderes públicos” (ATC 382/1996, de 18 de diciembre , FJ 4). Ahora bien, esta posibilidad, también recogida en el art. 13.3 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (en cuanto establece “la libertad de los padres y, en su caso, de los tutores legales, de escoger para sus hijos o pupilos escuelas distintas de las creadas por las autoridades públicas, siempre que aquellas satisfagan las normas mínimas que el Estado prescriba o apruebe en materia de enseñanza”) no incluye, como parte o elemento del derecho constitucionalmente garantizado, el derecho de los padres a escolarizar a su hijo en un centro ordinario de educación, en lugar de en un centro de educación especial, pues ello vendrá condicionado a la acreditación por parte de las autoridades competentes de las necesidades educativas específicas del menor. En este sentido, la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación prevé que la escolarización de los alumnos que presenten necesidades educativas especiales en unidades o centros de educación especial “se llevará a cabo cuando sus necesidades no puedan ser atendidas en el marco de las medidas de atención a la diversidad de los centros ordinarios” (art. 74.1), resultando que la valoración de las necesidades educativas de este alumnado se realizará “por personal con la debida cualificación y en los términos que determinen las Administraciones educativas” (art. 74.2).

4. Entrando en el núcleo del problema constitucional planteado, el debate ha de centrarse en determinar si, como sostiene la parte recurrente y el Fiscal, la Administración educativa al ordenar la escolarización del menor -que padece un determinado grado de autismo- en un centro de educación especial en lugar de incluirle en un centro ordinario con los apoyos necesarios para su integración, le ha discriminado y vulnerado su derecho a la educación.

Para analizar esta cuestión debemos tener presente el marco normativo específico sobre el derecho a la educación de las personas con discapacidad, constituido por el art. 27 CE, que reconoce el derecho de todos a la educación, el art. 14 CE que prohíbe “discriminación alguna” por “cualquier circunstancia o condición personal” y el art. 49 CE que, sin reconocer derechos fundamentales, sí ordena a los Poderes públicos realizar una política de integración de los discapacitados. Estos preceptos, como este Tribunal ha venido afirmando desde la temprana STC 38/1981, de 23 de noviembre , FJ 4, han de ser interpretados, en virtud del art. 10.2 CE , a la luz de lo dispuesto en los tratados internacionales que España haya celebrado sobre la materia.

En este sentido, cobra especial relevancia la Convención sobre los derechos de las personas con Discapacidad de 13 de diciembre de 2006, ratificada por el Estado español mediante Instrumento de Ratificación publicado en el BOE el 21 de abril de 2008, que parte como principio de “la necesidad de promover y proteger los derechos humanos de todas las personas con discapacidad, incluidas aquellas que necesitan un apoyo más intenso” (Preámbulo, letra j). Respecto del derecho a la educación, su art. 24.1 les reconoce expresamente el mismo a las personas discapacitadas, indicando que para “hacer efectivo este derecho sin discriminación y sobre la base de la igualdad de oportunidades, los Estados Partes aseguraran un sistema de educación inclusivo a todos los niveles”, debiendo garantizar dichas Partes, según el art. 24.2, entre otras medidas, que “las personas con discapacidad no queden excluidas del sistema general de educación …”; “se hagan los ajustes razonables en función de las necesidades individuales”; “se preste el apoyo necesario a las personas con discapacidad, en el marco del sistema general de educación, para facilitar su formación efectiva”; “Se faciliten medidas de apoyo personalizadas y efectivas en entornos que fomenten al máximo el desarrollo académico y social, de conformidad con el objetivo de la plena inclusión” (letras a,c,d y e, respectivamente). En el art. 2 de la Convención se prohíben todas las formas de discriminación de estas personas, entre ellas “la denegación de ajustes razonables”, entendiendo por éstos “las modificaciones y adaptaciones necesarias y adecuadas que no impongan una carga desproporcionada o indebida, cuando se requieran en un caso particular, para garantizar a las personas con discapacidad el goce o ejercicio, en igualdad de condiciones con las demás, de todos los derechos humanos y libertades fundamentales”.

En nuestro ordenamiento la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación , también prevé en su art. 74.1 que “la escolarización del alumnado que presenta necesidades educativas especiales se regirá por los principios de normalización e inclusión y asegurará su no discriminación y la igualdad en el acceso y la permanencia en el sistema educativo”, de forma que la escolarización de estas personas en unidades o centros de educación especial “sólo se llevará a cabo cuando sus necesidades no puedan ser atendidas en el marco de las medidas de atención a la diversidad de los centros ordinarios”. Dicha norma dispone, por otra parte, que la valoración de las necesidades educativas de este alumnado se realizará “por personal con la debida cualificación y en los términos que determinen las Administraciones educativas”, correspondiendo a éstas últimas “promover la escolarización en la educación infantil del alumnado que presente necesidades educativas especiales” (art. 74, 2 y 4).

De la normativa anterior se desprende como principio general que la educación debe ser inclusiva, es decir se debe promover la escolarización de los menores en un centro de educación ordinaria, proporcionándoseles los apoyos necesarios para su integración en el sistema educativo si padecen algún tipo de discapacidad. En definitiva, la Administración educativa debe tender a la escolarización inclusiva de las personas discapacitadas y tan sólo cuando los ajustes que deba realizar para dicha inclusión sean desproporcionados o no razonables, podrá disponer la escolarización de estos alumnos en centros de educación especial. En este último caso, por respeto a los derechos fundamentales y bienes jurídicos afectados, en los términos que hemos expuesto anteriormente, dicha Administración deberá exteriorizar los motivos por los que ha seguido esta opción, es decir por qué ha acordado la escolarización del alumno en un centro de educación especial por ser inviable la integración del menor discapacitado en un centro ordinario.

Per tant la qüestió a valorar com així ho entén la sentència d’instància és si la inclusió del menor en un centre ordinari suposa la realització d’uns ajustaments desproporcionats o no raonables.

I en aquest sentit la única conclusió raonable, és la mateixa a la que arriba la sentència aquí apel·lada, no només per la valoració de la prova i les testificals que analitza bastament, si no també perquè l’anàlisi de l’informe de l’equip d’atenció psicopedagògic que consta a l’expedient administratiu, ens aboca a les mateixes conclusions ja que el mateix senyala que “ En Gerard ha seguit durant tota l’escolaritat un pla individualitzat amb modificacions molt significatives del currículum. Actualment té suport individualitzat, de la vetlladora o mestra d’educació especial, durant tot l’horari escolar per a realitzar les tasques d’aprenentatge. A partir d ela valoració psicopedagògica, considerem que la proposta d’escolaritat que més s’ajusta a les necessitats actuals d’en Gerard F.M. és un centre d’educació especial. En Gerard necessita un entorn escolar especialitzat que li ofereixi durant tot l’horari lectiu, els estímuls adequats al seu nivell de competències:”

Per tant i a banda de la resta de la prova ja referida a la sentència apel·lada és evident que el contingut del referit informe de cap manera estableix que els ajustos a realitzar per portar a terme la inclusió en un centre ordinari siguin desproporcionats o no raonables, si no que centra les seves consideracions en les necessitats del menor, quan és evident que respecte aquestes, tant la LOE com la jurisprudència constitucional citada parteixen d’una educació inclusiva en un centre ordinari i per tant és la opció per un centre especial la que exigeix aquell plus de motivació, la qual cosa no es dóna en el present cas, ja que res es conté al respecte ni en aquell informe ni en la resolució recorreguda, i per tant el recurs ha de ser desestimat.

SISÈ.- De conformitat amb el que preveu l’art. 139.2 LJCA no és procedent efectuar condemna en costes.

Vistos els preceptes legals esmentats i d’altres de general i pertinent aplicació,

DECISIÓ
Primer.- Desestimar aquest recurs d’apel·lació.

CompartirShare on Facebook

Los comentarios están cerrados.