La Motivación

Los profesionales de la Fundación Gerard que lideramos este proyecto llevamos años trabajando en el ámbito de la psicología clínica y educativa con personas con diversidad funcional intelectual.

Siempre hemos creído que la interacción entre la persona y el ambiente puede producir cambios importantes así como también acelerar procesos en el desarrollo de esa persona de una forma mucho más fácil que la carga genética o biológica de forma aislada. Esta idea nos ha motivado a buscar y diseñar estrategias que nos permiten mejorar y modificar de forma externa aquellas funciones psicológicas que están deficitarias, ausentes o disfuncionales en algunas personas. Si por un camino no lo conseguimos, tomamos otra dirección. La práctica clínica y educativa diaria nos ha aportado todo un corpus de conocimiento que bajo el prisma de la investigación en acción ha dado a luz proyectos como el que aquí vamos a presentarles.

Hace aproximadamente cuatro años, algunos de nosotros compartimos una inquietud que llenaba nuestros pequeños ratos de reflexión y tertulia, hasta convertirse casi en una obsesión. Todos los casos que llevábamos evolucionaban muy satisfactoriamente en todas las áreas…excepto en una. No es que en esta última no se produjera una evolución positiva, sino que las herramientas disponibles en el mercado –métodos, procedimientos y materiales diversos- no alcanzaban el nivel de eficacia deseado. Me estoy refiriendo al área comunicativa y de lenguaje. Además, cuando se trataba de grupos con afectaciones muy importantes, con grandes dificultades comunicativas y cognitivas e incluso sin lenguaje oral, esas herramientas poco eficaces se convertían en nada eficaces. Estas personas eran -y siguen siendo todavía en muchos aspectos-las grandes olvidadas por la ciencia aplicada y por la investigación. Ellas precisamente fueron nuestra motivación primera. Teníamos que conseguir mejorar sus habilidades comunicativas y de forma no sólo cuantitativa sino también cualitativa. Esas personas parecían condenadas como mucho a aprender a hacer una demanda que de forma totalmente ingenua todos interpretaban como tal: “quiero la pelota “es lo que se interpretaba cuando señalaban con el dedo el dibujo de una pelota. Pero sucedía a veces que cuando les dabas la pelota la rechazaban o se enfadaban. Entonces, ¿no era que querían la pelota? Nuestras reflexiones recogían diferentes hipótesis. Quizás lo que querían decir era que la pelota se había caído al suelo, o que la pelota no estaba en su sitio de siempre, o que la pelota se había ensuciado, o que por la mañana en el colegio habían jugado a la pelota… ¡Si conseguíamos que esas personas pudieran “explicar o declarar”, “preguntar”, “decirnos como están o como se sienten”, o “pedir “sin tener que interpretar continuamente sus intentos comunicativos! Y nos pusimos manos a la obra.

La fundamentación teórica que guio nuestra actuación se basó en cómo los niños de desarrollo típico adquieren el lenguaje. El lenguaje no se aprende palabra a palabra. Lo característico en la comunicación es decir algo sobre algo. Y para ello hace falta algo más que léxico. Hace falta comprender los papeles temáticos, las funciones sintácticas: ¿quién o qué?, ¿qué hace?, ¿dónde?, ¿cómo?, ¿cuándo?, ¿a quién?, ¿para qué? etc. Es por ello que decimos que el léxico, las palabras que hacen referencia a todo aquello que nos rodea, sólo adquieren sentido y significado cuando se dice ,se piensa o se escucha algo de ellas, o bien cuando ellas nos explican algo de otras. A eso es a lo que llamamos en términos lingüísticos “predicar” sobre algo o sobre alguien, y “lo predicado” sería lo que decimos sobre ese algo o alguien. Y para predicar hace falta algo que es esencial: “el verbo”. Con el verbo expresamos lo que hacemos y atribuimos estados y cualidades entre otras cosas .Sin él, el ser humano pierde su esencia, actuar en y con el mundo, ser y estar, recibir acciones de los demás…En definitiva, VIVIR. La semántica-sintáctica y concretamente las funciones o papeles temáticos/sintácticos, son para nosotros el elemento clave en la adquisición del lenguaje.

Teníamos una buena fundamentación teórica y práctica, y las ideas muy claras. Se trataba de diseñar una herramienta que de forma externa facilitara la construcción de mensajes comunicativos para aquellas personas que tenían dificultad para ello.

Nuestra hipótesis era que por alguna razón la representación mental de una proposición cualquiera –previa a la expresión de una intención comunicativa –estaba ausente o disfuncional en esas personas. Esa representación mental estaría constituida como mínimo por un verbo y unos argumentos en torno a este. Un ejemplo simple sería la estructura básica o canónica formada por un sujeto, un verbo y un complemento verbal. Por ejemplo: “Yo quiero agua”. Esta explicación se veía reforzada sobre todo en aquellas personas que aun teniendo lenguaje oral e incluso un repertorio léxico muy rico, eran incapaces de articular una simple oración de tres palabras. Creamos entonces una pseudoestructura visoespacial externa, que emulaba esa representación mental proposicional. Le pusimos el nombre de PAN (panorámica):

lamotivacion1 2

Lo importante de la PAN era que cada uno de los tres colores se correspondía con una función sintáctica-o papel temático- determinada, siendo el verde siempre el sujeto o agente, el rojo el verbo, y el amarillo los complementos verbales. Tanto si hablamos de una oración simple como compleja, las funciones siempre son las mismas, pudiendo eso sí haber una jerarquía entre ellas:

lamotivacion1 - Versión 2

La secuencia de los colores puede variar según el idioma y dentro del mismo idioma también. Lo importante es la correspondencia de cada color con una función determinada, lo cual se mantiene invariable en todos los idiomas :

lamotivacion3 2

Enseguida empezamos a trabajar con esta herramienta con todos los casos que llevábamos y en muy poco tiempo (uno o dos meses) empezamos a ver cambios espectaculares en todos ellos. Es como si de alguna forma se hubiera producido una ordenación en el pensamiento de esas personas. Todas ellas empezaron a estructurar oraciones con la PAN para comunicar. Incluso las que no tenían lenguaje oral también, lo hacían eso sí, por medio de pictogramas superpuestos en la Pan (es importante destacar –tal y como se explica en el manual genérico del anexo – que lo relevante no es si dentro de la PAN se escriben palabras o se superponen pictogramas, o si sólo se pronuncia un mensaje sin escribir nada, sino la función que desempeña el mensaje comunicativo. Al fín y al cabo, una palabra escrita, hablada o pictografiada no deja de ser un mismo significado expresado con formas o códigos diferentes).:

lamotivacion3 - Versión 2

Las personas con las que trabajamos que tenían algo de lenguaje oral aumentaron considerablemente sus producciones orales, con estructuras más complejas y ricas. Y lo más importante, aumentó su lenguaje espontáneo de forma natural. Este aprendizaje a través de la PAN se producía de forma totalmente “intuitiva”, sin enseñanza explícita. Enseguida empezamos a probar esta herramienta con niños en edad escolar de diferentes niveles académicos y sin ningún tipo de dificultad de aprendizaje. La metodología facilitó la asimilación de diferentes contenidos curriculares de lengua de una forma mucho más rápida y afianzada que por la vía convencional. A este programa lo bautizamos con el nombre de FACIL-SAAC, porque es fácil de enseñar y también de aprender, al ser totalmente intuitivo. Las siglas “SAAC” hacen honor a las personas con las que iniciamos el proyecto-personas con diversidad funcional-,y se refiere a “Sistema alternativo y aumentativo de comunicación”. Desde ese momento, y hasta día de hoy no hemos dejado de trabajar con esa metodología, que ha ido evolucionando y amplificando sus posibilidades. FACIL-SAAC es un programa educativo que permite aprender lenguaje a cualquier persona sea cual sea su capacidad, y lo hace de una forma muy fácil.

Hasta ahora hemos trabajado con materiales analógicos de fácil confección (la mayor parte de ellos sólo implican imprimir, plastificar y añadir velcro adhesivo) para cualquier persona. De hecho algunas escuelas de Cataluña están trabando con algunos de estos materiales, así como también algunas familias y en entornos terapéuticos.

Nuestro reto ahora es desarrollar paquetes de contenidos específicos a partir de la metodología FACIL-SAAC que sean aplicables en contextos sociales concretos tanto de forma analógica como en entornos virtuales. Que los materiales analógicos puedan descargarse para su confección desde una plataforma web de la Fundación Gerard, de forma totalmente gratuita. Y que el software que permita la utilización de esos materiales en entornos virtuales para cada uno de los contextos sea también accesible de forma web-online. Evidentemente los paquetes de contenidos que se desarrollen no agotan las posibilidades o potencialidad de la metodología. Por esa razón nuestro compromiso es el de seguir trabajando de forma continuada en el futuro mejorando la calidad y cantidad de oportunidades que se ofrezcan de inicio, tanto a nivel analógico como a nivel de mejora de la versión tecnológica inicial así como de las sucesivas.

CompartirShare on Facebook